Así comienza la historia de Can Benet Vives:

“Fue el año 1997 cuando dejé mi plaza de profesor universitario, tras décadas de dedicarme en exclusivo a la ciencia. A partir de aquel octubre empecé a usar todo lo que había aprendido para esforzarme en desarrollar mis capacidades como ser humano y ponerme al servicio de los demás. Viajé por diversos lugares, centros y países, trabajé en centros hermosos y atendidos por personas muy amables, pero no acababa de encontrar el espacio ideal para realizar mis cursos, talleres y seminarios. En el año 2002, arropado por un grupo de amigos, nos lanzamos a buscar un lugar adecuado para fundar un centro dedicado al trabajo interior, a la espiritualidad práctica. Tras dos años de búsqueda encontramos este precioso y armonioso espacio natural. El lugar casi perfecto: can Benet Vives. Está cerca de Barcelona capital, bien comunicado pero aislado en medio del Parque Natural del Montnegre, más de ocho hectáreas de montaña cerca del mar, agua abundante, naturaleza exuberante… ¡Manos a la obra!

Campus

Desde entonces hasta ahora se han adecuado espacios para alojaros y para realizar actividades de todo tipo relacionadas con nuestro objetivo: desde experimentar catarsis y estados expandidos de consciencia, hasta el silencio de la meditación zen sólo roto por el sonido cristalino del agua saltando sobre las piedras en nuestro pequeño estanque de la entrada. También creamos espacios para impartir seminarios teóricos.

Durante los primeros cuatro años trabajamos concienzudamente para dotar el centro de todo aquello que, siendo exigente de carácter como soy, quiero que esté a mi disposición para trabajar y obtener resultados óptimos: salas con la iluminación y ambientación adecuadas, sauna, tecnología de calidad para reproducir música e imagen, habitaciones razonablemente confortables con baño, un equipo humano que no solo sea eficaz en su tarea del centro sino que comprenda lo que sucede a las personas cuando vivimos procesos de transformación y puedan atendernos con amor y respeto, espacios armonizados siguiendo leyes milenarias de saludable adecuación energética y telúrica, ambiente familiar sin ser agobiante…

Ahora ya lo tengo y te ofrezco nuestras instalaciones para que las hagas tuyas. Hazlo.”

Dr. Josep Mª Fericgla