Crecimiento espiritual
crecimiento espiritual
Crecimiento espiritual
Crecimiento espiritual
Can Benet Vives es un campus de crecimiento espiritual creado para ofrecerte actividades orientadas al desarrollo armónico y pleno de los seres humanos.

Nuestro objetivo: cultivar el mundo interno y cuidar el mundo externo a la vez.

Nuestro compromiso: estar al servicio de los demás, a tú servicio, e impulsar un sano crecimiento psicológico y espiritual, ofreciendo modelos y métodos para ser humanos más libres, eficaces, completos, conscientes y felices.

Creemos firmemente que la mejora de la sociedad comienza por la evolución del individuo.

Disponemos de todo lo necesario para ofrecer un programa propio y acoger actividades externas grupales e individuales, de fin de semana o de varios días, espirituales, psicológicas, académicas o de empresa en unas excelentes instalaciones.

Todo el campus está organizado siguiendo leyes ancestrales de armonización de la energía y los espacios, y situado en un entorno natural privilegiado: en el corazón del Parc Natural del Montnegre, con fácil acceso tanto desde Barcelona como desde Girona.

Desde su fundación en 2004, cada año crece el número de visitantes: actualmente pasan unas 4.000 personas/año por nuestros cursos, talleres y retiros.

El campus es la sede central de la Fundació Josep Maria Fericgla, una institución dedicada a realizar estudios científicos en el campo de la Etnopsicología y de los Estados expandidos de consciencia, a investigar posibles aplicaciones de los enteógenos y técnicas extáticas, y a formar, educar y organizar experiencias transpersonales con fines terapéuticos, de desarrollo humano y para el fomento de la creatividad.

El campus también mantiene una relación orgánica con la Escola de Vida Simultaneïtat y la Societat de Etnopsicologia Aplicada.

Como ente autónomo, Can Benet Vives necesita aportaciones externas para mantenerse, como casi todo centro dedicado al cultivo del mundo interno. Se sostiene gracias a las donaciones económicas que llegan al campus a través de la Fundación J.MªF., al alquiler de las propias instalaciones y servicios, y a la colaboración de voluntarios que residen un tiempo en el campus, recibiendo alojamiento y participación en las actividades a cambio de colaborar unas horas semanales en el buen funcionamiento del centro.

Cada residente tiene su casa, formando un vecindario donde se mantiene una convivencia regida por el respeto a la individualidad, aprendiendo a ser persona entre personas, donde la eficacia en los detalles y el hacer las cosas con entusiasmo y amor es un hábito asumido por todos, y donde el desarrollo de la consciencia es una realidad palpable.

Can Benet Vives es un lugar realmente especial donde se mantiene un estilo de vida vanguardista, de total respeto a la naturaleza aprovechando, a la vez, las ventajas de la tecnología actual.

Entre los voluntarios que residen temporalmente en el campus, hay personas que buscan una experiencia de vida comunitaria, distinta de la solitaria vida actual; personas que necesitan un espacio de paz donde estudiar o escribir; personas que quieren sanar de algún tipo de compulsión y, sin ser un recinto clínico, el campus les ofrece un espacio ordenado, plural y sano, regido por valores constructivos, donde los residentes deben asumir su parte de responsabilidad en la buena convivencia.

También acuden voluntarios que buscan una forma de vida armoniosa y con sentido, de servicio a los demás. Queremos compartir con vosotros y con vosotras, contigo, nuestra vocación cosmopolita y de éxito.